Seleccionar página

10 errores al diseñar una página web que harán que nadie navegue por tu sitio

por | , | 0 Comentarios

No hace falta contratar a la mejor firma de diseño y marketing para tener un sitio web decente (aunque igual puedes contratarnos y te ofreceremos la mejor opción para tu negocio). Mientras te decides, te recomendamos revisar este artículo y ver si la página web de tu negocio cae en alguno de estos errores típicos. La mayoría podrás solucionarlos muy rápidamente y así evitarás que tus visitantes se vayan de tu página con total pánico y odio a tu marca.

1. No es responsivo (adaptado a dispositivos móviles)

Más del 60% de los internautas en México navegan internet desde un dispositivo móvil. Si tu página web no puede visualizarse correctamente en estos dispositivos, es muy probable que los visitantes la abandonen antes de lo pensado. La experiencia del usuario influye directamente en el tiempo que están dispuestos a continuar navegando por tu sitio y, por tanto, en las probabilidades de conseguir clientes a través de este medio.

Un sitio responsivo es aquel capaz de adaptar su contenido al tamaño de la pantalla desde la que se visualiza. Esto incluye fotografías y videos también. Para saber si tu página web es responsiva, simplemente ábrela desde un dispositivo móvil y observa su comportamiento. Si necesitas deslizar la pantalla a los lados para poder visualizar toda tu página o poder continuar leyendo un texto, quiere decir que no es responsivo.

En muchos casos, será complicado modificar el sitio actual para adaptarlo a móviles. Esto es especialmente cierto si:

  • La página web fue codificada directamente en HTML
  • Fue realizada con algún ensamblador web como Adobe Muse
  • Tiene varios años en línea

En estos casos, lo más recomendable es pensar en un ‘re-make’ de la página. Definitivamente es inversión de tiempo (siempre puede optar por hacerla tú mismo – no se requieren de conocimientos muy avanzados en este caso. Ya contaremos más en otro artículo) o dinero que vale la pena, pues así garantizar que el 60% de tus visitas no abandona la página debido a que no pueden visualizarla en ese momento desde un celular.

2. Errores en vínculos

Pocas cosas son más frustrantes para quien navega en internet que llegar a la típica página de error, sobre todo cuando creías que habías encontrado lo que buscabas. Este tipo de errores deben cuidarse y resolverse de inmediato.

Otro problema, no tan común, pero que sigue sucediendo, es que el dominio solamente funcione con una www. antes del nombre (o sin www). Los navegantes más jóvenes (menores de 22 años), suelen introducir los nombres de página sin www, mientras que los más mayores suelen incluir el prefijo www. Debes asegurar que tu página abre con cualquiera de las dos modalidades. Lo mismo debes cuidar si tienes instalado un certificado de seguridad SSL, pues la gente debe poder acceder a tu sitio sin necesidad de escribir ‘https://’ al inicio. Esto facilita el acceso y minimiza los errores. Para poder eliminar estos problemas, debes tener una buena tabla de re direccionamientos (o pedir a tu administrador web que se encargue de ello).

Por último, debes estar al pendiente de las fechas de vencimiento de tu dominio y servidores. Puede ser que, si no renuevas en tiempo, tengas uno o dos días con una página en blanco e, igualmente malo, sin servicio de correos y otros sistemas que son vitales para dar seguimiento a nuevos prospectos.

3. Utiliza Flash

Esta tecnología fue el estándar de diseño web a finales de los 90s, pero debido a conflictos entre Apple y Adobe (el creador de Flash), esta tecnología no se implementó en iPhone. Como gran parte del tráfico de internet ocurre a través de estos dispositivos, los desarrolladores web fueron, poco a poco, dejando de usar esta tecnología. Hoy en día es muy raro encontrar sitios que aún lo utilicen, pero sucede. Si tu sitio fue desarrollado a finales de los 90s o principios de los 2000s, podría ser que tuvieras algo en Flash. Te recomendamos ampliamente que actualices (si no todo tu sitio), estos contenidos para que puedan abrirse desde cualquier dispositivo.

4. Tiene faltas ortográficas

No hay mucho qué explicar aquí. Lo mismo que en el día a día, una falta ortográfica o gramatical, si se nota a leguas, puede ser la diferencia entre dar la sensación de ser un negocio profesional o uno informal. A cualquier se le puede ir un error de dedo, pero es importante revisar tus contenidos antes de hacerlos públicos. Es un tiempo adicional que se tiene que invertir, pero puede ahorrarte malos comentarios y hacer que la atención

5. Tarda mucho en descargarse

Uno de los principales motivos por los que un visitante abandona una página, es el tiempo que tardar en descargarse. Es cierto que la velocidad de internet ha aumentado en los últimos años, pero también el peso de los contenidos en las páginas. Si a esto le sumamos la cantidad de tráfico que ocurre a través de móviles, veremos que es fundamental que nuestros sitios web carguen tan pronto como sea posible.

Hay muchas técnicas que ayudan a esto, pero para empezar, puedes comenzar con el diagnóstico de velocidad de GTmetrix. El análisis te dará, incluso, algunas sugerencias sobre cómo reducir el tiempo de carga de tu sitio.

6. No saber quién administra tu dominio y hosting

Si compraste tu página web con una agencia, necesitas asegurar que te entregan los accesos correspondientes al dominio y servidor (hosting). Esto es vital por si un día necesitas hacer una modificación, rediseñar tu sitio, renovar el dominio o hosting o, incluso, venderlo a alguien más.

Nos ha pasado que clientes que desean un ‘re-make’ de su página web terminan comprando un dominio adicional porque no consiguieron los accesos del dominio original. Si esto sucede, puedes perder toda la fuerza de posicionamiento que ya tenía tu página, problemas de asociación con tu marca e, incluso, poner en riesgo tu negocio, puesto que algún tercero podría hacer uso incorrecto de tu dominio.

Mantén esos accesos guardados en un lugar seguro, porque, aunque ahora no te parezca relevante, estamos seguros de que más adelante los necesitarás.

7. No incluye política de privacidad

En México es ya una obligación tener publicado un aviso de privacidad para el caso de todas las empresas que utilicen datos personales de sus clientes. Eso es, prácticamente todas las empresas, porque esto sucede desde el momento en que recibes un cheque, transferencia bancaria o pago con tarjeta de crédito. Es muy sencillo elaborar uno y no tienes que contactar con un abogado, necesariamente, para hacerlo. El IFAI te proporciona una herramienta para ello, sin costo.

8. El nombre de tu dominio es confuso

Difícilmente alguien recuerda un dominio como carnitas-buenas-de-san-juan-de-los-lagos.com, o institucionalizaciondelavisodeprivacidad.mx. Si estás iniciando tu negocio, tienes la oportunidad de elegir un dominio que la gente pueda recordar, para el que no tengas que deletrear cada vez que te preguntan, y que, además, pueda servir para posicionar tu marca o servicio.

Te recomendamos buscar dominios cortos, pero no demasiado abreviados (drjtl.com Dr. Juan Torres Landa). El nombre debe poder recordarse con facilidad, y escribirse sin problemas. Preferentemente, busca dominios .com (porque son más sencillos de recordar) o localizados (.com.mx para México, por ejemplo). Utilizar otras extensiones de dominio comienza a complicar las cosas a la hora de tener que recordar el nombre de tu negocio. Si no te queda otra opción, puedes probar con un .net o .org (sobre todo si se trata de una organización sin ánimos de lucro).

9. No refleja tu identidad corporativa

Es un básico, pero no siempre sucede. Si tienes definida una tipografía, un logo y colores corporativos, asegura que tu página los utiliza también. Si no los tienes, te recomendamos ampliamente que los definas. Ser consistente con tu identidad ayuda a que posibles clientes reconozca con mayor facilidad tu marca. Si tu marca está en la mente de tus posibles compradores, es más probable que decidan utilizar tus productos o servicios. La identidad corporativa es uno de los primeros pasos a realizar antes de definir una estrategia de marketing. Aquí defines cómo quieres comunicar a tu público de lo que trata tu marca y es una inversión que, definitivamente, recomendamos dejar en manos de un experto.

10. No contiene CTA’s (Call-To-Actions – Llamadas a la acción)

Un CTA puede ser un botón para ir a una sección de contacto, un formulario o un pop-up para inscribirte en una lista de correos. Son muy útiles para invitar a tus visitantes a mantenerse dentro del embudo de compra de tus productos o servicios. Les ofreces con estas herramientas pasos pequeños y claros sobre qué hacer a continuación y son una invitación a seguir interactuando con tu página.

Una página sin CTA’s, no le deja claro al cliente hacia dónde debe seguir o qué pasos debe completar para poder concretar una compra o conocer más sobre tus productos. Mantén esto en mente si decides diseñar tu sitio web por cuenta propia.

Bonus: Un video o música se reproducen automáticamente

Por último, si tienes un video con sonido o decides poner música de fondo, te rogamos que lo pienses dos veces. Es muy común que un usuario abra más de un sitio web a la vez. Si de pronto comienza a escuchar ruido o música proveniente de alguna de estas páginas, es probable que se traslade a ella para apagarlo. Si no encuentra el botón de silencio con facilidad, puede ser que decida cerrar esa página directamente.

No se nos ocurren buenas razones para incluir sonidos en tu página web (a menos que seas Youtube, o se trate de un link directo a una canción del grupo musical que representes, por ejemplo), y nuestra recomendación en este sentido es: no los incluyas. O, por lo menos, permite que sea el visitante quien decida cuándo se debe ejecutar el sonido (dando clic en un botón de ‘Play’, por ejemplo).

¿Se te ocurren más ejemplos de errores típicos de diseño en páginas web? Nos encantaría que los compartieras con nosotros (incluso si son de esta misma página)

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

No nos gusta el spam... Únete para recibir contenidos como éste antes que nadie.

No vamos a vender tus datos y todas esas cosas, solamente queremos compartir información útil para tu negocio.

Te has suscrito a nuestra lista. ¡Espera nuestros contenidos próximamente!