Seleccionar página

Tiendas virtuales para el desarrollo de pequeñas y grandes empresa

por | | 0 Comentarios

El internet ha significado una increíble oportunidad para el crecimiento de muchas empresas, tanto las más grandes como las más pequeñas. Ya que gracias a éste han podido hacer llegar sus productos y/o servicios a un público increíblemente grande, disperso en todo el mundo.

El comercio electrónico puede ir desde algo local, haciendo llegar tus productos y servicios a una determinada población o a tu país de origen, o extenderse a varias partes del globo terráqueo, donde sea que lo estén solicitando. Por lo general, todas las tiendas online comienzan incursionando en un comercio electrónico de poco alcance y, dependiendo de la receptividad del público, van expandiendo su oferta hasta abarcar espacios geográficos mucho más grandes. Ésta es sin dudas la apuesta más inteligente, tanto para un pequeño empresario como para aquellas empresas de vasta experiencia que estén por incursionar en el e-commerce.

Si eres un particular, pero con muchas ganas de crecer, recuerda que para abrir una tienda online no es necesario que seas una gran empresa. Solo basta con que tengas las ganas y el tiempo para cubrir cada detalle del proyecto y por supuesto, que tu producto sea lo suficientemente atractivo como para captar la atención de los potenciales clientes.

Si estás interesado en abrir una tienda virtual para hacer crecer tu negocio, entonces continúa leyendo, ya que aquí te aclararemos esas preguntas tan habituales cuando se desea crear una tienda en línea.

¿Vale la pena abrir una tienda online hoy en día?

Abrir una tienda online vale la pena, totalmente. Sin embargo, vale la pena sólo si se trata de una tienda bien hecha, con una oferta clara para un público en específico y, como uno de los puntos clave, que la tienda esté bien posicionada. Así, lograrás que ésta figure entre las primeras opciones de aquellas personas que desean disfrutar del producto o servicio que tú comercializas.

Cuestionarse si vale la pena abrir una tienda en línea es totalmente válido; ya que crearla y mantenerla al día requiere de tiempo y esfuerzo, para que pueda dar frutos. Además, el comercio electrónico no escapa de la seriedad que cualquier otra actividad comercial debe tener, por lo que no es algo que debas empezar y con el tiempo dejar a mitad de camino. Sobre todo, cuando se trata de una actividad que requiere de una inversión inicial.

Entre todos los pasos a cumplir para poder darle apertura a tu tienda, primero debes contratar un servicio de alojamiento web o hosting -como prefieras llamarlo- donde puedas desarrollar la página y cargar todos tus productos y/o servicios. Crea un dominio atractivo al público, también, crear las descripciones y ofertas de cada elemento disponible en la tienda, junto con muchos otros detalles que sin lugar a dudas harán a más de uno perder la cabeza y, en muchos casos, te forzarán a contratar los servicios de profesionales y empresas especializadas en este sector.

Por ahora, no te preocupes por esto, ya que esos puntos los desarrollaremos más adelante. Mientras, mejor hablemos de las ventajas y beneficios de abrir una tienda online; razón por la que deberías empezar a crear una propia.

Beneficios de abrir una tienda online

  • A diferencia de una tienda física, en las tiendas online podrás ingresar y hacer compras a cualquier hora y sin importar cuál sea el día de la semana.
  • Los clientes no tendrán que desplazarse a ningún lugar para poder revisar la disponibilidad de algún producto por el cual estén interesados. Esto les facilita la vida a ellos y a ti te favorece en el hecho de que esto aumenta tus probabilidades de realizar una venta.
  • El comercio electrónico está diseñado para llega a cualquier parte del mundo y a través de cualquier dispositivo. Por eso, tu tienda online podrá adaptar su diseño para ser visualizada a través de la pantalla de un ordenador, un Smartphone o Tablet; desde cualquier dispositivo por el cual el usuario desee ingresar.
  • Uno de los servicios que puedes ofrecer a través de tu tienda virtual es un boletín informativo de los nuevos productos y las mejores ofertas, así mantienes a tus clientes interesados en tus productos y en todo el contenido nuevo que puedas ofrecer.
  • Con una tienda online puedes ofrecer contenido que sea de utilidad y capte la atención del público. Cómo, te preguntarás. Bueno, puedes agregar descripciones detalladas de tus productos, realizar comparativas, y, lo que a criterio personal me parece algo muy importante; permitirle al usuario dar su propia opinión sobre el producto y contar con una sección en la que se puedan aclarar todas las dudas. Esta interacción más directa con el público es, en muchos sentidos, bastante enriquecedora.
  • Podrás tener una mejor idea de las tendencias del mercado gracias a que toda la información está digitalizada y esto facilita los procesos de análisis estadístico. Así, podrás crear nuevas ofertas o campañas que promocionen los productos que hayan presentado mayor interés entre los clientes.
  • Existen muchos otros beneficios y ventajas; puedes ofrecer varias formas de pago, ofrecer el servicio de embalaje y envío a dirección y demás opciones que cumplen, de alguna u otra forma, un mismo objetivo; brindarle mayor comodidad a los usuarios.

¿Qué debes tomar en cuenta antes de abrir una tienda virtual y por dónde empezar?

Si ya llevas tiempo en el mercado y tienes una buena clientela, se te hará mucho más fácil empezar a vender a través de la internet. Sin embargo, antes de poder empezar a hacerlo, hay una serie de pasos que deberás seguir de forma organizada para poder avanzar con el proyecto.

Organízate

Lo primero es organizarte. Tómate un tiempo para organizar todas tus ideas y sobre todo, saber qué es lo que tienes y qué necesitas para poder empezar a armar este importante proyecto para el crecimiento de tu empresa.

Cuando hay tantas cosas por hacer, lo mejor siempre es ir por lo sencillo. En este caso, lo más sencillo es que tomes papel y hoja -o una plantilla de Excel, como prefieras- para empezar a enlistar todo. Recuerda que al abrir la tienda el cliente deseará estar lo mejor informado posible sobre el producto que le interesa (para saber si la compra vale la pena, o no) por eso, tienes que estar en la capacidad de poder informarle al más mínimo detalle todo sobre dicho producto, de manera que no tenga que recurrir a otras páginas para saberlo.

Para guiarte, empieza por anotar el stock que tienes disponible. Si cada unidad corresponde a un mismo producto o son varias agrupadas, y si éstas presentan variaciones. Por ejemplo, si te dedicas a vender ropa y demás prendas, en la sección de pantalones puede haber variantes como pantalones cortos, largos, para caballeros, damas… ¡Describe cada producto! Y esto es muy importante; desde el nombre, la descripción corta, la descripción larga, una galería de fotos reales del producto y la cantidad que tienes disponible.

Los pasos anteriores son los más básicos pero fundamentales. Luego vendrá la descripción de tu empresa. El apartado de quienes somos, nuestra misión, visión y la sección de contacto, otro aspecto fundamental de cualquier tienda en línea.

Ayuda profesional

Lo más probable es que al principio necesites de una ayuda profesional para crear tu tienda online. Esto dependerá de lo ambicioso de tu proyecto. Si cuentas con una empresa muy grande, lo mejor es que recurras a quienes tienen más experiencia manejando tiendas en línea. Por suerte, existen muchas empresas que se dedican a ofrecer estos servicios y no cuesta nada conseguirlas.

Para optar por la mejor, solo basta con ver las referencias que han obtenido de clientes anteriores. Además, siempre debes fijarte de los planes de pago que te ofrece y, lo más importante; las estrategias de mercado que utilizan para dar a conocer tu producto y gestionar tu tienda virtual.

Date a conocer

Cuando apenas estás empezando, es duro poder llamar la atención. Hace falta mucha inventiva para buscar la estrategia más adecuada para captar clientes. Puedes optar por ofertas casi de regalo, para así encontrar los primeros clientes, quienes en realidad no te harán ganar dinero, pero sí te serán útiles de una forma mucho más grande; estos funcionarán como un buen medio de publicidad a tu empresa, ya que al recibir una atención de primera y a precios muy competitivos, sin lugar a dudas harán correr la voz entre sus familiares y amigos.

El Marketing

Las estrategias de marketing son sumamente importantes, sobre todo al principio, ya que gracias a éstas tus posibilidades de captar clientes aumentarán de forma significativa. Como siempre, ante cualquier necesidad siempre habrá quien la aproveche para crear un negocio, por eso existen empresas de publicidad y mercadeo a través de la internet y de todos los recursos que hay en ésta.

Para tener un negocio exitoso no basta con vender buenos productos, también debes procurar brindarle una buena atención al cliente y el darte a conocer de la mejor forma posible entre los miles de usuarios que hay disponibles en la internet. Qué mejor forma sino a través de una buena estrategia de marketing.

¿Cuánto debes invertir para abrir una tienda online?

La mayoría de las personas suelen pensar que el único gasto que deberán hacer para abrir una tienda online es el relacionado con el desarrollo de la página (en caso de que contraten los servicios de un profesional) pero ésta es sólo una de las primeras tareas, necesarias para poner tu negocio virtual en marcha.

La verdad es que no podemos decirte con seguridad cuánto vas a gastar. Esto puede variar dependiendo de lo que deseas conseguir y de los servicios que estés buscando incluir en tu tienda. Pero para darte una idea, aquí te detallaremos los gastos más importantes:

Los gastos más importantes

Hay que hacer la aclaratoria de que existen unos gastos obligatorios. Estos son; la contratación del hosting, el dominio web, servicios de seguridad; como los certificados SSL -para mantener a raya a los hackers- y, por supuesto, la contratación de los servicios de medios de pago, porque una tienda sin formas viables de pagar por los productos no puede ser considerada como una tienda real.

El hosting

Al crear una tienda virtual, se debe digitalizar toda la información referente a nuestra tienda y a los productos disponibles en ella. Para hacer uso de ella, toda esa información debe estar alojada en un sitio físico, conocido como servidor remoto, de donde se cargarán todos los archivos que el usuario podrá visualizar en su ordenador.

Existen varias empresas de almacenamiento remoto, algunas de las más confiables son FastComet, 1&1, Dinahosting, SiteGround, Arsys, entre muchas otras. Cada una tiene su propia estrategia. Algunas suelen cobrar por sus servicios al mes u otras al año. Estos cobros no son muy elevados y pueden variar dependiendo del plan al que te estés afiliando. Los servidores dedicados cuentan con un mayor espacio de almacenamiento y, por ende, una tarifa más elevada.

Además, existen varias plataformas web muy populares que están orientadas o pueden cubrir las necesidades de una tienda online sin ningún problema, algunos de los nombres más comunes son Prestashop, la cual es muy completa y está plenamente enfocada en este sector, quizás con el único inconveniente de que la curva de aprendizaje puede ser un poco lenta. Y, como no, el muy popular WordPress, que cuenta con un plug-in para confeccionar una tienda virtual muy competente.

El dominio

Para poder acceder a la información guardada en tu proveedor de alojamiento web es necesaria una dirección. Cada ordenador posee una dirección IP, que funciona como el número de identificación de cada equipo conectado a la internet.

El problema de la dirección IP es que este suele ser un grupo de números que ciertamente nadie se va a aprender. Imagina tener que andar con una agenda donde estén anotados los códigos para acceder a tus páginas favoritas. Nada práctico, cierto? Bueno, para solucionarlo, entran en juego los dominios. Un dominio está formado por el enrutador www, el nombre de tu dominio, el cual eres libre de escoger, y la terminación “.com”, “.es” o alguna otra que indica la clase de página a la que estas accediendo.

Crear un dominio no es nada difícil, pero también requiere de cierto detalle para escoger un nombre que sea atractivo al público y te pueda ayudar a posicionar mejor tu tienda. Además, también tienes la posibilidad de comprar un dominio que ya exista y que se encuentre a la venta. Para conocer más sobre este tema, puedes continuar leyendo aquí.

Los mismos proveedores de hosting son los que nos garantizan el dominio y para mantenerlo activo, estos suelen solicitar un pago de al menos unos $10 USD al año, aproximadamente. Existen muchos proveedores de hosting y dominio que ofrecen diferentes paquetes para ajustarse mejor a las necesidades y posibilidades de sus clientes. De tu parte queda revisar y comparar las mejores ofertas.

Los métodos de pago

Para contar con un método de pago debes afiliar tu tienda virtual a un banco o alguna entidad financiera certificada. Estos son capaces de asociar a tu página un Terminal Punto de Venta (TPV) virtual que cumple la misma función que un TPV físico. A través de éstos se gestionan los pagos en línea y suelen cobrar una comisión por cada compra, además de costos por mantenimiento.

Lo mejor siempre es asociar varios métodos de pago, de manera que puedas cubrir de mejor forma las posibilidades de tus clientes. Un método de pago bastante utilizado hoy en día es a través de PayPal, aunque algunas tiendas virtuales todavía no lo cuentan como una opción.

·         Los módulos de pago

La historia de los métodos de pago no se queda en sólo contratar los servicios de TPV virtual del banco, también debes afiliar un módulo de pago, que enlaza el TPV con tu tienda. Estos módulos no son proveídos por la entidad financiera, sino que debes contar con los servicios de una empresa especializada. Por lo general, los costos por un servicio de módulo de pago varían entre los 50$ y 200$.

Certificación de seguridad

Estos son los certificados SSL, que te garantizan que tu tienda estará protegida del ataque de piratas informáticos. Estos funcionan de manera que toda la información que se envía y recibe a través de la página son codificados, para proteger tus datos. Estos servicios también son proveídos por tu servidor de hosting. Lo mejor siempre es contar con esta certificación, independientemente del alcance de tu empresa.

Cumplimiento legal

Para cubrirte las espaldas ante cualquier inconveniente legal, es importante desarrollar un contrato legal con el que los usuarios deberán estar de acuerdo para poder utilizar los servicios de tu tienda. Demás está decir que dicho contrato debe apegarse a la legislación de tu país, por lo que lo más conveniente es que contrates una asesoría legal que te ayude a redactar dicho contrato y a prever cualquier escenario legal que quede reflejado en éste.

Una tienda virtual es un asunto serio en el que se debe procurar estar protegido legalmente y al mismo tiempo garantizarles a tus clientes que estarán resguardados a través de unas buenas políticas de privacidad. Seguramente habrás notado que en la mayoría de las páginas a las que entras y te creas un perfil, independientemente de lo que se trate dicho portal, te muestran un aviso legal que debes aceptar para poder continuar en la plataforma.

Por lo tanto, además de todos los puntos ya mencionados, vas a necesitar de una buena asesoría legal. Como puedes ver, abrir una tienda online no es algo sencillo y quizás se exceda del presupuesto de algunos, pero con el tiempo la inversión termina por dar sus frutos. Claro, siempre y cuando se invierta el tiempo y la dedicación necesarios como para mantener activa la tienda.

Claves para ser una tienda virtual exitosa

Una vez que has creado tu tienda virtual y estás por darle apertura, hay una serie de detalles que debes tomar en cuenta para que esta pueda alcanzar el éxito en poco tiempo:

  • Procura mantener una buena comunicación con tus clientes y responder de forma clara y oportuna cualquier duda que puedan tener.
  • Se coherente con los tiempos de entrega y las ofertas que están en capacidad de ofrecer. La transparencia en tus negocios es lo que te hará crear más confianza entre tu clientela.
  • El diseño de tu tienda debe ser lo más amigable posible, para que el usuario pueda aprender a manejarla y a moverse entre todas sus secciones con total comodidad.
  • Coordina cada aspecto de tu tienda virtual. La logística es pieza clave para saber llevar cualquier proyecto. En este caso, una tienda virtual.
  • Poco a poco procura ir ofreciendo una gama más amplia de productos, de manera que el usuario promedio no tenga que recurrir a otras tiendas para encontrar lo que ha estado buscando.
  • Contar con un blog en la tienda y nutrirla periódicamente con contenido de calidad te ayudará a estar mejor posicionado en el buscador de Google.
  • Todos tus esfuerzos deben estar siempre enfocados en lograr la mayor satisfacción y comodidad del cliente.

Dependiendo del país en donde te encuentres, puede que el comercio electrónico esté más desarrollado o no. Ciertamente en los países donde se acostumbra a realizar más compras por internet la competencia es mucho más fuerte, por lo que deberás esforzarte más para lograr tener éxito. Sin embargo, cuando estás en un país donde no es frecuente comprar en tiendas online, te llevará más tiempo conseguir clientes, pero puedes tener la seguridad de que, en estos casos, a largo plazo, serás una empresa bien consolidada en tu región.

Si vives en México, por ejemplo, o como ocurre también con buena parte de Latinoamérica, el mercado de ventas por internet apenas está dando los primeros pasos, esto puede significar que al principio te cueste vender tus productos, pero la tendencia clara del mercado es a hacer cada vez más uso de la internet para adquirir productos y servicios. Por lo que, con el paso del tiempo, tu tienda irá creciendo y al haber poca competencia terminarás por ser una empresa bien consolidada y pionera del comercio electrónico en tu país, lo que se traduce en que buena parte de la población use tu marca como referencia al momento de querer hacer una compra online.

En resumen

  • Comenzar una tienda en línea no es un juego o algo con lo que puedas probar suerte. Se trata de un tema serio y sumamente importante para el crecimiento económico de cualquier empresa. En ella debes invertir bastante tiempo, esfuerzo y un poco de dinero, para lograr ver resultados positivos con el paso del tiempo.
  • Recuerda que no hay mejor publicidad para una tienda o empresa que un cliente contento.
  • si ya cuentas con una empresa bien establecida, buena parte del trabajo ya está hecho, de manera que no tendrás que perder tiempo evaluando qué producto puede ser mejor comercializado y las formas de hacer llegar ese producto de manera más efectiva hacia el público interesado.
  • Siempre es necesario supervisar la percepción que el público tiene sobre la calidad del producto y del servicio que se presta.
  • Del mismo modo que la internet te brinda la posibilidad de hacerle llegar tu producto a un público mucho más amplio y diverso, también te permite conocer el grado de aceptación o rechazo de dicho producto a través de diferentes herramientas.
  • Procura contar con varios métodos de pago. Actualmente se han empezado a utilizar monedas virtuales como método válido para realizar transacciones.
  • Date a conocer de la mejor forma posible. No solo debes preocuparte por vender tus productos, sino también por promocionar tu marca. Para esto existen las redes sociales. Tanto el Facebook como Instagram son unas opciones muy interesantes para llegar a millones de usuarios jóvenes y no tan jóvenes.
  • Procura que el cliente se sienta lo más seguro posible al momento de realizar la compra. Esto lo puedes lograr contratando los servicios que te mencionamos y reflejando una impecable política de seguridad y de protección de la información privada.
  • Nunca olvides la buena atención al cliente y que siempre, siempre va a ser el cliente quien tenga la razón. Cuida a tus clientes tanto como a tu propia tienda. Recuerda que un cliente feliz es alguien que siempre volverá por más.

¡Suscríbete a nuestro Newsletter!

No nos gusta el spam... Únete para recibir contenidos como éste antes que nadie.

No vamos a vender tus datos y todas esas cosas, solamente queremos compartir información útil para tu negocio.

Te has suscrito a nuestra lista. ¡Espera nuestros contenidos próximamente!